• Juan Omar Barreno

Guaguas de pan rellenas de historia y tradición


Estamos en el “pico” de la temporada donde los panaderos dormimos menos y trabajamos más; sí la temporada de colada morada y guaguas de pan. Misma que este año empezó con el mes de septiembre.


Cuando el calendario marca la conmemoración de los santos difuntos, las panaderías muestran sus mejores galas, para presentar a sus clientes sus “guaguas de pan”, costumbre que, según algunos historiadores, empezó a mediados del siglo XIX, sobre todo en la región interandina y que se extendió hasta el Departamento de Nariño, al sur de Colombia. Hasta finales de los noventa, la tradición marcaba realizar el “pan de finados” misma en la que se elaboraba una gran variedad de figuras en pan, como palomas, caballos, llamas, soldados, muñecas (guaguas).


Las famosas guaguas las preparaban con masas de “pan especial”, con manteca de chancho, mantequilla, huevos y leche, ingredientes que daban un sabor sin igual a estas preparaciones. Antes, se las preparaba sin rellenos y decoradas con cordones elaborados con la misma masa y dados color con colorante vegetal; según algunos historiadores, mucho antes, se utilizaba la ceniza de los hornos de leña para conseguir este efecto.


Las familias se reunían en la víspera para realizar pan en casa, era normal que se acerquen a

las panaderías de los barrios con las frase, “vecino me vende levadura para unas cinco libritas de harina?” y así entre conversa y conversa terminaban comprando todos los ingredientes para elaborar pan y el panadero se convertía en una guía para que realicen pan en casa y tal vez, esto era lo mejor, el reunir a la familia alrededor de la mesa, para que mientras unos hervían la colada morada, otros, sobre todo los mas pequeños jugaban y realizaban un sin números de figuritas con las masas de pan.


Desde entonces las preparaciones han cambiado mucho, y desde el punto de vista de un panadero, el haber incluido una gran variedad de rellenos con mermeladas principalmente y el haber cambiado las decoraciones por cremas coloridas de azúcar, ha hecho que esta tradición aumente año tras año desde inicio de los años 2000. Tal vez para los más estrictos en costumbres, esto no sea lo mejor ya que no tiene mucho sentido acompañar una preparación de dulce como lo es la colada morada con un pan que contenga en su relleno y decoración, más dulce; pero quienes somos nosotras para cuestionar los gustos de los clientes?.


Por otro lado, el haber incluido estos ingredientes ha llamado la atención de niños y eso ayudado para que se apropien de esta tradición y cada año aumente su consumo, aunque ya no se prepare tanto en casa como lo hacían en antaño.


Seguro en cada panadería de cada barrio existe la “guagua más linda” para acompañar la mas deliciosa colada, preparada con la receta de la abuela. Salud por eso.


Mira esta galería fotográfica de la preparación de guaguas de pan:



Autor: Omar Barreno- Docente Escuela de Gastronomía UDLA

Editor: Byron Guerra- periodista y Content Manager Escuela de Hospitalidad y Turismo de la UDLA

49 vistas0 comentarios