• Juan Omar Barreno

Navidad y Fin de Año con sabor a pan


La temporada navideña, hasta hace algunos años, no era muy panadera, el pan era desplazado por dulces, buñuelos, pristiños, tamales, troncos navideños y por su puesto las cenas más variadas, donde el pan no era invitado.


A partir del final de la primera década del 2000 hemos visto en crecimiento en la oferta de panes de pascua (mal llamados panettones). Misma que antes estaba dominada por marcas como Su pan, principalmente, y en los supermercados se encontraba panes industriales importados desde Italia (como panettones y pandoro) y en menor cantidad del Perú (donde se elaboran durante todo el año).


Con la globalización y la ayuda de la internet, se han hecho muy conocidos panes navideños como panetton, Stollen, pandoro y en los últimos años y gracias a la migración de ciudadanos venezolanos, su más emblemático pan de navidad, el pan de jamón.



El PANETTON, es un pan italiano, originario de Milán, con algo más de 500 años de historia y que su elaboración se encuentra protegida por un decreto, mismo que indica los ingredientes, las cantidades y características mínimas que debe cumplir para llevar ese honroso nombre. En nuestro mercado lo confundimos mucho, con panes de dulce altos en pirotines con diseños navideños, rellenos con pasas y frutas confitadas y aromas artificiales. Sin lugar a duda en L´artisan (Plácido Camaño N25-69) se puede encontrar y disfrutar de un auténtico panettone fermentado únicamente con masa madre (sin levadura) y elaborado con toda la tradición y técnica que exige este famoso pan italiano.



El STOLLEN es un pan de tradición alemana, cuya masa muy aromática, está elaborada con mantequilla, naranjas confitadas, pasas negras y rubias, almendras, nueces y en su centro se encuentra una generosa porción de mazapán (pasta de almendra). Lo podemos encontrar el Cyrano, Swiss Corner, L´artisan, Panadería Arenas, entre las mejores.



El PAN DE JAMÓN, es un pan típico venezolano; es una masa enrollada suave de pan no muy enriquecida, elaborada con mantequilla y leche, rellena de jamón, tocino, pasas y aceitunas (en algunos casos con alcaparras). En nuestra ciudad la encontramos principalmente en panaderías venezolanas o en redes sociales con entregas a domicilio.


A pesar de que la oferta de panes navideños ha aumentado en nuestra ciudad, en los hogares quiteños se sigue con la tradición de preparar pristiños y se los acompaña con miel de panela.


Lo mejor de estos afamados panes y preparaciones navideñas es el poderlos compartir en familia y entre amigos, feliz navidad y próspero año nuevo.


Autor: Omar Barreno- Docente Escuela de Gastronomía UDLA

Editor: Byron Guerra- periodista y Content Manager Escuela de Hospitalidad y Turismo de la UDLA

85 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo