• Juan Omar Barreno

Pan de Semana Santa una tradición que debe mantenerse


Para los cristianos y en especial para los católicos, estamos conmemorando la Semana Mayor, misma que recuerda la vida, pasión, muerte y resurrección de Cristo. En las dos últimas décadas hubo un cambio muy marcado en estas tradiciones. Recuerdo que en esta semana todos los canales de TV solían pasar películas o series religiosas. Igualmente, en las emisoras de radio sólo se emitía música instrumental, las tiendas de los barrios se inundaban de olor a bacalao y era muy común ver este pescado seco y salado, colgado en las puertas de dichos establecimientos.

Este es uno de los principales ingredientes para la elaboración de ese potaje muy típico del Ecuador que se prepara en esta época del año aprovechando los granos tiernos que nos da la tierra, la fanesca. Misma que con el pasar de los años ha ido tomando más presencia e importancia dentro de las tradiciones de nuestro país.



Y es gracias al protagonismo que la fanesca ha ganado (muy merecido), es que otras preparaciones se han ido perdiendo. Por ejemplo, el caso del PAN DE JUEVES SANTO. Tal vez muchos ni siquiera lo hayan escuchado, se preparaba y vendía la tarde el jueves, tomando en cuenta que el Viernes Santo, era considerado un día de ayuno, reflexión y que ningún comercio abría sus puertas.


Pero si preguntan a sus padres o abuelos ellos les dirán que sí había y que también lo llamaban PAN DE PASCUA.


Muchas panaderías los elaboraban, no existía una receta original de este pan, eran panes grandes cuya masa era preparada con huevos, leche, mantequilla. Estos tenían un buen sabor y, tal vez, lo más importante eran las formas. Por ejemplo, teníamos liras (en representación de los instrumentos que tocan los ángeles), coronas (para recordarnos que Cristo es Rey de reyes) y panes redondos, todos decorados con cordones elaborados de la misma masa, y acompañados con mucho ajonjolí, cabe destacar que esta semilla en para algunas culturas representa arrepentimiento.


Lamentablemente en la actualidad, como muchas costumbres en Semana Santa, estos panes se han dejado de elaborar. Pero este tipo de tradiciones son las que deben seguir manteniéndose. Tal vez, nosotros como clientes podemos preguntar y solicitar en las panaderías de nuestros barrios este pan de Pascua o PAN DE JUEVES SANTO para que dé a poco se vuelva con esta rica costumbre.


Autor: Omar Barreno- Docente Escuela de Gastronomía UDLA

Editor: Byron Guerra- periodista y Content Manager Escuela de Hospitalidad y Turismo de la UDLA


25 vistas0 comentarios